Se acerca el día de la “Prueba de Llaves”

El 3 de enero es el día en que se certificará la soberanía de las criptomonedas y se pondrá a prueba la estabilidad del ecosistema cripto.

Sin duda alguna las monedas virtuales se han convertido en un tema de importancia en el mundo, puesto a que funcionan del mismo modo que el dinero fiduciario y sirven para efectuar intercambios entre bienes y servicios, pero de una forma encriptada, la libertad financiera brindada por las criptomonedas es uno de sus aspectos más destacables, donde su operatividad en un sistema de archivos descentralizados nos da la oportunidad de ser dueños de un activo no controlado por entidades federales. Por su condición de archivo, se corre cierto riesgo de pérdida, pero estas monedas pueden ser gestionadas de una forma segura si se tienen en cuenta algunas reglas básicas.

En ese orden de ideas, el bitcoiner Trace Mayer está promoviendo una nueva tradición que se celebrará anualmente cada 3 de enero, comenzando en el próximo 3 de enero de 2019, para así conmemorar el día en que se minó el primer bloque de Bitcoin hace diez años; esta será una “prueba de llaves” cuyo objetivo general es poner a prueba a los exchanges y saber si estas instituciones son confiables o no, ya que los usuarios podrán verificar si éstas en realidad tienen la cantidad de bitcoins que dicen tener. Básicamente se deben transferir todos los fondos custodiados por terceros a carteras con llaves privadas puesto a que Mayer difundió el lema de que, si “no son tus llaves, no es tu bitcoin” así que si no tienes el dominio de las llaves privadas en realidad no eres el dueño de las criptomonedas sino la institución que maneja tus llaves.

Sin lugar a dudas este evento ha sido calificado como una iniciativa positiva, y a su vez han surgido diversos planteamientos entorno a él, se ha pedido más información sobre el tema y una explicación amplia de cómo usar y manejar las wallets y las llaves. Lo que sí está claro es que para reclamar la soberanía de nuestros bitcoins debemos tener las llaves privadas, esto es lo que garantiza la posesión de nuestros criptoactivos; nosotros somos los que debemos tener el control total de ellos, puesto a que así eliminamos a los intermediarios. La idea es que una vez obtenidos los bitcoins estos sean movidos a wallets privadas y no dejarlos a cargo de ninguna institución.

¿Cómo funcionan las llaves?

El Bitcoin trabaja con dos tipos de llaves, una pública y otra privada; la llave pública es como el número de cuenta bancaria, ésta es la que le das a todos tus amigos para que te envíen dinero, y la llave privada es como la contraseña para poder entrar al banco y gastar el dinero que hay en tu cuenta bancaria, esta llave debe ser secreta, porque es la que nos permite mover nuestros activos. Si alguien llegara a tenerla podría cargar nuestros registros en otra wallet y gastar nuestros bitcoins, es por ello que se aconseja que tu llave privada sea guardada con mucho cuidado en una hoja de papel.

A su vez existen dos tipos de llaves privadas, las no comprimidas que tienen 51 caracteres y empiezan con el número 5 y las comprimidas que empiezan con la letra K o L. La diferencia entre estas llaves se da al pasarlas al formato hexadecimal, las no comprimidas generan un código alfanumérico de 64 caracteres que van del 0 al 9 y de la letra A hasta la F mientras que las comprimidas generan 44 caracteres. Es importante destacar que estas llaves deben ser manipuladas lo menos posible y sobre todo estando fuera de línea.

Como ves, las llaves privadas no son amigables para memorizar o para guardar, por lo que la mayoría de wallets convierten tu llave privada a palabras entendibles por nosotros (y hasta en diferentes idiomas). Esto se hace mediante un algoritmo (BIP32, BIP44, BIP49, BIP84 o BIP144) y éstas palabras son las que llamamos “semilla” que normalmente suelen ser 12 o 24 palabras. Es importante que antes de que empieces a utilizar una wallet, hagas el respaldo de tu semilla, porque en caso de que llegues a perder el dispositivo en donde configuraste tu wallet, solo ésto te permitirá restaurarla y seguir disfrutando de tu dinero, el tenerlas guardadas manualmente es fundamental para evitar cualquier tipo de almacenamiento electrónico o web donde serían vulnerables a cualquier robo de información.

Recuerda, las palabras semilla, justo en el orden en que te las dieron, es lo que necesita tu wallet para generar tu llave privada y así tener acceso a tus bitcoins.

Las llaves privadas son las que generan las llaves públicas que entregamos a la hora de hacer algún intercambio de criptomonedas, estas llaves públicas están íntimamente ligadas a las privadas y la mayoría permiten generar múltiples direcciones, por esto al hacer una transacción esas llaves públicas cambian a otras como medida de seguridad y anonimato.

Lo más importante es comprender que si llegamos a perder nuestras llaves privadas también perderíamos el acceso a nuestros bitcoins, así que es imprescindible mantener nuestras llaves privadas (o nuestra semilla) en un lugar a salvo.

Y tú, ¿te sumas a la iniciativa del 3 de enero? ¿Has tomado alguna medida de seguridad para proteger tus criptomonedas?

God’s Daughter by decision. Systems engineer by profession. Female entrepreneur by passion & conviction COO & CoFounder panda.exchange CEO mituannia.ventures

God’s Daughter by decision. Systems engineer by profession. Female entrepreneur by passion & conviction COO & CoFounder panda.exchange CEO mituannia.ventures